Experiencia, Eficacia, Seguridad...

Como proteger tus muebles en una mudanza.

Una mudanza puede acarrear una gran cantidad de trabajo con la que no contabas en un principio. Proteger tus muebles es una de las partes importantes que compone una mudanza, pero si reúnes los materiales necesarios, te tomas tu tiempo y envuelves cada objeto delicadamente y con cuidado, te podemos asegurar, por nuestra propia experiencia, que no tendrás problemas para que sobrevivan tus muebles y objetos más preciados, de forma perfecta. Para que te sea más sencillo te vamos a dar una serie de consejos que esperamos que te sirvan.

 

Realiza tu planing de trabajo y reúne todo lo necesario para el embalaje de tus muebles.

Haz una lista con los muebles grandes que es mejor desarmar, para que te resulte más fácil transportarlos, no sólo en el vehículo, si no para que pasen por puertas, escaleras o ascensores, especialmente si tienes muchos muebles grandes, como: librerías, escritorios, mesas, armarios, etc. Hay objetos pequeños, que pos su delicadeza, también te aconsejamos desmontarlos, si es posible, ya que te facilitará bastante el transporte y sobre todo, la seguridad a la hora de moverlos.

Haz fotografías de tus muebles, te servirán a la hora de volver a montarlos, ya que si no eres un “profesional del IKEA” :), esto te puede resultar un quebradero de cabeza de difícil solución. No escatimes planos cortos y grabaciones, piensa que de ello depende, en gran medida, que tu mudanza sea un éxito a la hora de volver a montar todos tus muebles.

Ves haciendo acopio de todos los materiales que vas a necesitar para tu mudanza. Piensa que tus muebles nunca deben ir sin protección en el vehículo que vayas a utilizar.

Los principales productos para embalar tus muebles pueden ser: Mantas, Cartón corrugado, Plástico de burbujas, Plástico film (los encontrarás en grandes ferreterías) y cinta de sellado.

Desmontando mueble grandes. Sofás y Sillones.

Puede ocurrir, si tienes poco espacio para el transporte, que los muebles de grandes dimensiones no te entren en el vehículo del que dispones, por lo que tendrás que desmontarlos, completamente, este es uno de los motivos por el cual la mayoría de personas que van a realizar una mudanza, recurre a una empresa especializada, ya que de esta forma se quitan de este verdadero quebradero de cabeza, de todas formas, desde Ingenia Mudanzas, te queremos ayudar, y te daremos los pasos que debes seguir para el desmontaje perfecto de un mueble grande.

Retire los cojines y desmonte el sofá descubriendo el marco. Una vez retirado los cojines, gire el sofá sobre la parte superior de este. Desatornille las patas. A continuación retire las grapas que sujetan la cubierta del sofá con un destornillador plano y unos alicates.

Gire la tapicería lo suficientemente hacia arriba para que pueda ver el marco del sofá y los anclajes que sujetan los brazos a la base. Afloje los pernios o tornillos que sujetan los brazos con un destornillador o una llave Allen. Retire la tapicería para que le sea sencillo quitar los brazos del sofá.

Busque los tornillos que sujetan el asiento y el respaldo del sofá juntos. Retire los pernios y separe las piezas del marco, igual que hizo con los brazos. No se olvide de ir tomando fotos de cada una de las acciones que va realizando, si tiene que tomar notas, no escatime esfuerzos.

Para desmontar un sillón, siga los mismos pasos que para un sofá.

En el caso de tener que desmontar muebles grandes o mesas, es conveniente distinguir entre los muebles pegados ylos atornillados. Si se encuentra con muebles atornillados, no es difícil desmontarlos siguiendo las instrucciones que les hemos indicado, (fotografíe cada paso o anótelos), pero si se encuentra muebles pegados, es mejor que los desplace en una pieza, ya que intentar desmontarlos puede ser un desastre para el propio mueble.

Embalando muebles.

La cuestión principal para realizar un embalado perfecto, es cubrir completamente todo el mueble, para ello, como hemos dicho anteriormente, el mejor método es utilizar mantas, y envolver los muebles como si se tratase de un regalo. Luego use cinta de embalaje y refuerce las esquinas con cartón, principalmente si se trata de muebles que contengan algún tipo de cristal y no haya podido desmontarlos. Otro material de embalaje que va bien para estos casos es el plástico de burbujas, pero tenga en cuenta que esta fórmula puede resultarle más caro que las mantas, ya que usted puede utilizar mantas viejas que ya no vaya a usar. Recuerde que en una mudanza, a veces, también puede ser un buen momento para deshacerse de aquellos objetos que ya no usamos y que vamos almacenando sin darnos cuenta que en realidad sólo son un estorbo.

Un buén truco, a la hora de proteger sus muebles, es usar la espuma de los cojines que tiene o rellenar bolsas de basura con ropa, que le servirán como protectores, sobre todo, a la hora de cargar el vehiculo, para ajustar todo y evitar posibles movimientos durante el viaje.

Los muebles pequeños o artículos frágiles, como pueden ser espejos, pantallas de tv o lámparas, lo mejor es realizar un par de capas, o usar buenas mantas que vayan perfectamente ajustadas al objeto. Tiene que tener muy encuenta que a la hora de ajustar las mantas al mueble, no debe escatimar en el uso de la cinta de embalaje. Recuerde que reforzar las esquinas de estos objetos más delicados es básico para que no sufran ningún deterioro.

Una vez que tenga todos sus muebles perfectamente embalados, no debe olvidar distribuir correctamente el peso todos los muebles por el habitáculo del vehículo que vaya a utilizar para la carga. Colocando los objetos más pesados pegados a las paredes del camión y bién sujetos por cintas de anclaje. Intente, siempre en la medida que el vehículo lo permita, ir rellenando todo lo máximo posible para que quede toda la carga compactada, alternando materiales rígidos con materiales acolchados (cojines, espumas, bolsas de ropa, etc.,).

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

COMPARTE CON NOSOTROS